Actualmente FECOBA cumple con sus objetivos, representando a casi 200 Cámaras Sectoriales, Centros Comerciales, Industriales y de Turismo, y a las Mujeres y Jóvenes empresarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

PREOCUPACIÓN DE FECOBA POR LA PÉRDIDA DE DENSIDAD EMPRESARIA


14 de diciembre de 2018

Compartir

Diagnóstico de las Pymes porteñas

La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA) alertó hoy sobre la difícil situación que atraviesan las Pymes porteñas, y destacó la urgente necesidad de establecer políticas para evitar la desaparición de pequeñas y medianas empresas.

“En estos años tenemos lo que se denomina una balanza empresaria negativa. Es decir, son más las pequeñas y medianas empresas que están cerrando que aquellas que están abriendo. Esto preocupa enormemente a FECOBA”, puntualizó Fabián Castillo, presidente de la entidad.

El diagnóstico elaborado por la entidad indica que las Pymes atraviesan un “delicado estado”, consecuencia de la presión tributaria, la falta de financiamiento, la pérdida de competitividad, la disminución de la rentabilidad y la caída del consumo, como las principales problemáticas.

La coyuntura macroeconómica perjudica a las pequeñas y medianas empresas que padecen “la falta de herramientas viables para promover la inversión y  las altas tasas de interés, situación que dificulta el pago de los impuestos”, señalaron. “El aumento de los cheques rechazados da cuenta de la ruptura de la cadena de pagos”.

Si bien desde FECOBA calificaron como positivas aquellas políticas gubernamentales que incentivan la demanda, como el Programa “Ahora 12”, también encendieron las alarmas sobre la reducción del poder adquisitivo y el alto costo que debe asumir el comerciante para financiar los consumos con tarjeta de crédito.

Independientemente de las necesidades sectoriales, la mayoría de los sectores productivos coincidieron en que el diagnóstico actual de las Pymes está afectado por siete ejes de carácter transversal: presión tributaria, ruptura de la cadena de pagos, caída del consumo, cargas sociales, ejecuciones de embargos, industria del juicio y sistemas de inspecciones

Otra cuestión clave es la regulación del sistema bancario. Desde FECOBA abogaron por el impulso de: “un régimen de emergencia en el que las pymes puedan ceder la desmedida presión de las voraces tasas vigentes y los aumentos de tarifas que profundizan la situación de crisis de los diferentes sectores”.

En cuanto a las cargas sociales la entidad sugirió que, para aliviar a los empleadores, además de solicitar la disminución de las mismas, también debería establecerse un régimen de emergencia, en el cual, por un plazo de tiempo determinado, los importes puedan ser devengados de ganancias.

El diagnóstico también da cuenta de la pérdida de fuentes genuinas de trabajo. Al respecto, FECOBA señaló que los nuevos reglamentos técnicos que bajan los requisitos de seguridad para los consumidores pasan a la órbita de Comercio, siendo cuestiones naturales de Industria, Transporte, entre otras autoridades de aplicación y atentan contra el trabajo de la industria nacional, laboratorios y certificadoras.

“Las Pymes necesitan medidas positivas que brinden previsibilidad a su actividad y, fundamentalmente, eviten su desaparición”, concluyó Castillo.